martes, 31 de marzo de 2015

Imágenes para Semana Santa Jesús no deja de sorprendernos Oraciones para Semana Santa Recursos para Jueves Santo Recursos para Pascua Recursos para Viernes Santo Habla el Silencio María acompaña el dolor del mundo Con su sangre nos salva La vida que duele ¡Cuánto deseo cenar con vosotros! Una vela por los perseguidos El perdón. (Impresionante Video)


Posted: 30 Mar 2015 01:52 PM PDT
Posted: 30 Mar 2015 01:55 PM PDT

-Decididamente Jesús no deja de sorprendernos. Cuesta a veces entender algunos de sus gestos. Sobre todo cuando hoy estos gestos no quieren decir exactamente lo mismo. Parece un enigma. De hecho, para descubrir su sentido, basta decir que Jesús no obra sino por amor.
¡Y así no le falla nunca! Mírale, se pone de rodillas, Él, el Señor. Quiere hacerse pequeño y servir, hacer un gesto de acogida lleno de humildad. Te imaginas cómo al caminar, en tiempos de Jesús, en seguida se manchaban los pies de polvo y sudor. Se comprende, pues, cuánto se agradecía un poco de agua en los pies al llegar.
Era un gesto de limpieza, pero también de acogida y delicadeza. Mira de nuevo a Jesús nos muestra una forma concreta de ponerse al servicio de los hermanos. 

Te veo, Jesús, realizar 
gestos de ternura y de servicio.
Te contemplo y aprendo 
a servir a Dios 
y a servir a los hombres.

Te escucho, Jesús:
te vuelves al Padre, 
después bendices el pan y el vino 
y lo compartes con los hombres.

Te escucho y deseo 
convertirme yo también 
en pan y vino para  los demás.

Tengo hambre, Jesús, 
de conocerte mejor, 
de rezar mejor, 
de unirme más a ti.


Posted: 30 Mar 2015 01:48 PM PDT
Posted: 30 Mar 2015 01:47 PM PDT
Posted: 30 Mar 2015 01:49 PM PDT
Adoración de la Cruz (Video)
Tú Jesús, has dado la vida por mi (MP3) 
Via Crucis “Camino de la Cruz” (Video)
Via Crucis de la JMJ
Via Crucis – Lucas
Via Crucis para niños
Via Crucis virtual
Via Crucis “Marcha del Silencio”
Via Crucis (Power Point)
Vía Crucis con jóvenes
Vía Crucis Virtual
Via Crucis con la Virgen María
La Cruz, leño del dolor y árbol de la esperanza
Esquema celebrativo Viernes Santo
Prendimiento de Jesús
El juicio ante Pilatos
La muerte de Jesús (Ficha)
Su Cruz y mi cruz
Dentro de tus llagas, escóndeme
Acompañemos a Jesús en su Via Crucis
Estaciones del Via Crucis para colorear
La vida que duele
Sufrimiento
Pasión y muerte de Jesucristo
Oración ante la Cruz
Habla el silencio
Desde la Cruz Dios nos da lo más grande
Oración ante la Cruz
Jesús, camino hacia Dios
Con su sangre nos salva
Tiene sueño, frío, le han dado golpes
Posted: 30 Mar 2015 02:16 PM PDT

Habla el silencio y cesan las melodías. Y no porque estemos de luto sino porque necesitamos un espacio para la reflexión y la contemplación del drama de Cristo: ha muerto por nosotros en una cruz. 
Como Judas, miramos desde lejos al Señor. ¡Te he vendido, mi Señor ¡ Sin darme cuenta o siendo consciente de ello te empujé a subir a la cruz con mi cobardía o mi afán de oportunidades. 
Sí, mi Señor. Somos como ese apóstol que, teniendo a Dios delante de sus ojos, pudo más su apego al ruido del dinero, su servicio al poder que su fidelidad al que tanto había compartido contigo. Déjanos, Señor, ver tu cruz por lo menos  desde lejos. También nosotros, en estas horas de generosidad y de entrega, sentimos que te olvidamos frecuentemente. Que el precio por el que te cambiamos es a veces  mucho menor que aquel por el cual te traicionó el apóstol ingrato.
Como Pedro, necesitamos querer tu cruz. Porque, como Pedro, también constantemente te negamos. Porque no queremos ver la cruz en el horizonte de nuestra vida. Porque, incluso como Pedro  en el Tabor, quisiéramos una vida sin lucha, sin sufrimiento. Un Dios que se desentendiera de los padecimientos de la humanidad.
Hoy, Señor, al contemplar tu cruz en este Viernes Santo….vemos que no hay tres negaciones escritas en sus dos maderos. Que, en ellos,  se encuentran cinceladas y  a millones las contradicciones de nuestra vida cristiana, nuestra tibieza a la hora de dar nuestra cara por ti, nuestro arrojo con las cosas del mundo y nuestra timidez para con las cosas de tu Reino. ¿Nos dejas contemplar como Pedro, desde lejos Señor, tu Santa Cruz?
Como Juan, permítenos estar debajo de tu cruz. Porque, también como Juan, necesitamos recostar nuestra cabeza ya no en tu pecho sino sentir la sangre que baja con fuerza por su madero. Como Juan, oh Jesús, también pretendemos el cielo (un puesto a tu derecha o a tu izquierda) sin mayor esfuerzo que una petición como contraprestación a nuestra amistad contigo. 
Sí, Señor. Déjanos como Juan, tu preferido, recibir al pie de la cruz –además del regalo que nos aguarda en la mañana de Pascua- a esa Madre que nos invita a estar firmes y en guardia hasta el día en que tú, de nuevo regreses para llevarnos contigo, para darnos nueva vida, para resucitarnos a una vida gloriosa y resucitada.
Como a María, admítenos por lo menos unos minutos para ser testigos de tanta pasión y de tanto desgarro. Porque, como María, también quisiéramos ser centinelas de tu amor que, en la cruz, lejos de morir se convertirá en semilla de eternidad para todos nosotros. Déjanos, oh Cristo, al pie de la cruz formar parte de la incipiente Iglesia, ser hijos de María y recibirla como Madre que permanece fiel, silenciosa fuerte y solidaria para acompañarnos en las noches oscuras del alma.
Javier Leóz
Posted: 30 Mar 2015 01:54 PM PDT
"Jesús yace en su tumba y los apóstoles creen que todo se acabó. Todo el día del sábado su cuerpo descansa en el sepulcro Pero su madre, María, se acuerda de lo que dijo su hijo : "Al tercer día resucitaré". Los Apóstoles van llegando a su lado, y Ella les consuela. "

"El Sábado santo es un día de luto inmenso, de silencio y de espera vigilante de la Resurrección. La Iglesia en particular recuerda el dolor, l

No hay comentarios:

Publicar un comentario