martes, 31 de marzo de 2015

Hoy miércoles 1º de abril de 2015: Lecturas de Misa, Comentario a las Lecturas, Santoral y Hoy Domingo



  • 01/04/2015 – Miércoles Santo – Semana Santa
    PRIMERA LECTURA:No me tapé el rostro ante ultrajesLectura del libro de Isaías 50, 4-9aEn aquello días dijo Isaías: Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados.El Señor me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos.El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.Tengo cerca a mi defensor, ¿quién pleiteará contra mí? Comparezcamos juntos. ¿Quién tiene algo contra mí? Que se me acerque. Mirad, el Señor me ayuda, ¿quién me condenará?Palabra de Dios.


  • El deseo del Señor
    Ya nos acercamos al Triduo Pascual. Es miércoles santo y Jesús les encomienda a los discípulos una misión: Id a la ciudad, a casa de Fulano y decidle: “El Maestro dice: deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos”.
    Jesús hoy no solo me pregunta si quiero acompañarle a su Pascua. Me desvela el secreto más profundo de su corazón: deseo celebrar la Pascua con mis discípulos. ¿Eres cristiano? ¿Estás bautizado? Entonces eres discípulo de Jesús, entonces Jesús desea celebrar esta pascua en tu casa contigo.
    Sí, ¡así de impresionante! Jesús desea celebrar este año la Pascua contigo. Porque nosotros estos días no sólo recordamos lo que sucedió hace dos milenio[…]


  • Hugo, obispo (1053-1132)
    Santos: Venancio, Hugo, Celso, Dodolino, Prudencio, Leuconio, Melitón, Tesifón, obispos; Víctor, Esteban, Teodora, Marcela, Quinciano, Ireneo, mártires; Vinebaldo, Valerio, Walerico, Macario, abades.


  • Domingo de la 5ª semana de Cuaresma. – 22/03/2015
    Comentario Pastoral
    ACTUALIDAD DEL MENSAJE DEL PROFETA JEREMÍAS
    En la liturgia de este domingo se lee un bello texto del profeta Jeremías, hombre de espíritu grande y ánimo delicado y sensible, que vivió uno de los mayores dramas de su tierra y de su pueblo: el asedio y rendición de Jerusalén a manos del rey Nabucodonosor y la posterior deportación a Babilonia. Jeremías se quedó en Judá con el pueblo pobre y miserable para transmitirle su palabra de consuelo. Las lamentaciones y con…
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario