martes, 31 de marzo de 2015

CADA DÍA SU AFÁN 5 de abril de 2015; José-Ramón Flecha Andres,

CADA DÍA SU AFÁN 5 de abril de 2015


MIRADLE RESUCITADO

El día 28 de marzo de este año 2015 se han celebrado los 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Su figura como mujer es impresionante y más lo es su vivencia de la fe cristiana y la hondura con la que contempla los misterios de nuestra redención.
Teresa es una gran maestra de oración. Pero su oración no puede separarse de su adhesión a Jesucristo. Cristo es para ella un “muy buen amigo”, al que ve “con flaquezas y trabajos”. Seguir a Cristo como Maestro e imitarlo como “dechado” o modelo de vida es para ella el único modo de vivir en humildad, es decir de “caminar en la verdad”.

Es interesante la importancia que Teresa atribuye a los ojos, como órgano y símbolo de la aceptación de Jesucristo. Si es sincera, la mirada del creyente se encontrará con la mirada compasiva del Señor. Son bien conocidas las frases con las que, en su libro “Camino de Perfección”, trata de orientar la mirada de sus hijas hacia los sufrimientos que  Jesús hubo de afrontar en su pasión:
“Si estáis con trabajos o triste, miradle camino del Huerto: ¡qué aflicción tan grande llevaba en su alma, pues con ser el mismo sufrimiento la dice y se queja de ella! O miradle atado a la columna, lleno de dolores, todas sus carnes hechas pedazos por lo mucho que os ama; tanto padecer, perseguido de unos, escupido de otros, negado de sus amigos, desamparado de ellos, sin nadie que vuelva por El, helado de frío, puesto en tanta soledad, que el uno con el otro os podéis consolar. O miradle cargado con la cruz, que aun no le dejaban hartar de huelgo. Miraros ha Él con unos ojos tan hermosos y piadosos, llenos de lágrimas, y olvidará sus dolores por consolar los vuestros, sólo porque os vayáis vos con El a consolar y volváis la cabeza a mirarle” (CPV 26,5).
Si estas frases parecen más que apropiadas para orientar la meditación del cristiano durante los días de la Semana Santa, no se pueden olvidar las que preceden a este texto. Son palabras que revelan el sentido profundo que la Pascua tiene para el cristiano:
“Si estáis alegre, miradle resucitado; que solo mirar como salió del sepulcro os alegrará. Mas ¡con qué claridad y con qué hermosura!, con qué majestad, qué victorioso, qué alegre! Como quien tan bien salió de la batalla adonde ha ganado un tan gran reino, que todo le quiere para vos, y a Sí con él. Pues ¿es mucho que a quien tanto os da volváis una vez los ojos a mirarle?” (CPV 26,4).
Santa Teresa emplea el lenguaje habitual con el que se narraban las batallas de su tiempo. Un lenguaje que es evocado en la secuencia litúrgica del domingo de Pascua de Resurrección del Señor: “Lucharon vida y muerte en singular batalla, y, muerto el que es Vida, triunfante se levanta”.   
Según Teresa, el Señor resucitado ha vencido a la muerte, Y con su victoria ha ganado un reino que entrega a los creyentes, entregándose a sí mismo con él. Ese es su mensaje pascual. Y esa es la alegría que ella nos anuncia también hoy.
                                                                                            José-Román Flecha Andrés

No hay comentarios:

Publicar un comentario